domingo, 8 de julio de 2007

EL ALMA Y EL ESPIRITU DEL HOMBRE


La Controversia de Siglos

No existe tema mas lleno de controversia y sujeto a especulaciones que hablar del alma y del Espíritu. La Palabra de Dios abunda en el tema pero el tradicionalismo religioso a menudo oculta la verdad. Maestros Bíblicos de distintas denominaciones se esfuerzan por enseñar y conservar “su doctrina”, que la verdad presentada en las escrituras. Otros, simplemente desconocen sobre el tema, no porque no estudien las escrituras sino porque atienden mas a las enseñanzas de “expertos” y “doctores bíblicos” que al Espíritu Santo.

Existe solamente una verdad y esta proviene exclusivamente del Espíritu Santo, por lo cual es imprescindible contar con la única herramienta necesaria para entender la voluntad de Dios y esta es: su propia palabra. Estos conceptos son difíciles de explicar, y son aun más difíciles de entender, pero debemos acudir a la Palabra de Dios y pedir en oración “revelación” para hallar la respuesta.

Jesús dijo: “48 El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero.49 Porque yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que me envió, él me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablarJuan 12: 48-49 y precisamente SU PALABRA… (¡La que encontramos abundantemente en la Biblia!) Es la única fuente que Dios ha proporcionado para que acudamos en búsqueda de la verdad.

Cuando nos presentemos delante de Dios no habrá excusa que valga para justificar nuestra ignorancia, porque todo lo que necesitamos saber esta escrito en la Biblia, solo basta leer un poco, disponer el corazón a recibir lo que Dios nos muestre y olvidarse un poco de las tradiciones religiosas que tanto daño han causado al pueblo de Dios.

Para comprender un poco mejor este tema es necesario indagar en la ciencia para saber que tiene que aportar, porque en definitiva nuestro Dios es el mas grande científico que ha existido, por lo cual no podemos separar la ciencia de la religión. En la Ahora estamos en la capacidad de probar científicamente muchos eventos ocurridos en el pasado que muchos cristianos simplemente preferían aceptar por fe y no por convicción, tales como el cruce del mar rojo o la destrucción de Sodoma y Gomorra y como veremos mas adelante la ciencia y la escritura se unirán para probar lo que por mucho tiempo permaneció oculto.

El Cerebro Humano

El cerebro humano esta compuesto de células llamadas Neuronas que se comunican entre si por medio de impulsos eléctricos, formando redes muy complicadas que aun los científicos mas prominentes no han podido descifrar; estas redes llevan información del cerebro a los diferentes órganos del cuerpo que regulan las funciones vitales de nuestro organismo. Por medio del cerebro tenemos contacto con el mundo exterior usando órganos periféricos como el oído, la nariz, los ojos los cuales perciben la información por medio de imágenes, sonido u olores y el cerebro la transforma en impulsos eléctricos que proporcionan una respuesta a esa información.

La sensación de hambre por ejemplo es producida por medio de sistema digestivo hacia el cerebro, posteriormente el cerebro transforma esa información en un acto muchas veces involuntario de comer. De esa manera cuando una persona tiene un daño cerebral puede inclusive morir si terceras personas no se le proporcionan alimento.

Áreas del cerebro como el Hipotálamo rigen emociones como la ira y la agresividad de manera que si este es excitado por medio de impulsos eléctricos generados por electrodos, una persona se puede encolerizar sin ningún motivo aparente. De modo que si nos faltara una parte de nuestro cerebro estaríamos discapacitados para desarrollar ciertas funciones que esa parte domina, es por esa razón, las personas que han contraído alguna enfermedad que afecta el cerebro y que han quedado parapléjicas o con retardo mental no pueden valerse a si mismos ni pueden darse cuenta de su situación.

Los hospitales psiquiátricos tienen pacientes que han sido adictos a las drogas y muchos de ellos han sufrido daño cerebral lo cual provoca que algunos tengan alucinaciones, hablen solos como si alguien tuvieran a su lado, o vivan en un mundo irreal. Su cerebro, en pocas palabras no funciona adecuadamente.

El científico llamado Francis Crack ganador del Nóbel de 1962 junto a James Watson descubrieron la estructura de hélice del ADN en 1953. El dedicó medio siglo de su vida buscando lo que por términos científicos se conoce como conciencia. El investigador postula que la encontró en medio de una marea de neurotransmisores e intrincadas estructuras cerebrales cuyo peso oscila los 21 gramos y desaparece al morir.

La base de su descubrimiento fue la observación del cerebro, que es equiparable a buscar en la caja negra de un avión ya que indagar en la masa encefálica es algo mayormente desconocido e intrigante. En sus palabras y en su observación resalta que: “lo que vemos y cómo lo interpretamos produce la acción de una gran cantidad de neuronas por todo el cerebro que cataloga, emula, recuerda y mide. Es lo que llamamos 'tomar conciencia' de donde estamos, pero esto es más que la transmisión de información y su proceso”. O sea, para Crick, al ver algo, el córtex visual responde a ese estímulo y ciertos grupos de neuronas se disparan muy de prisa y en sincronía.

Este proceso se le denominó "Teoría de la oscilación", puesto que las neuronas funcionan totalmente en sincronía. Al experimentar con sonido en personas videntes y no videntes, y al percatarse que era el mismo grupo de neuronas siempre de la misma forma, llegó a identificar que esa zona era la que gobernaba dichas acciones. Es por ello que al morir, y sólo al morir la actividad eléctrica y química de nuestro cerebro se detiene.

Pero, ¿Que tiene que ver el cerebro con el alma y la conciencia? ¿Será acaso que el alma es el proceso mental denominado: “tomar conciencia”?

El Alma y la Psicología

Para los psicólogos el Alma es la interioridad del pensamiento emocional y mental. El Alma para ellos es el mundo exterior, constituido de objetos palpables, es el campo donde la persona experimenta una respuesta interior con sus recuerdos, sus deseos, sus imágenes mentales, el dolor, el sufrimiento moral y los sueños. Los sentimientos lo consideran como la conciencia emocional y mental como preponderante y objeto del estudio del comportamiento, puesto en evidencia por la psicología.

La Psicología (del griego psique, alma y logos, estudio) ha sido considerada como la ciencia que estudia la mente y la conducta. También la podemos considerar como la disciplina que abarca todos los aspectos de la experiencia humana, desde las funciones del cerebro hasta el desarrollo de los niños, de cómo los seres humanos y los animales sienten, piensan y aprenden a adaptarse al medio que les rodea. La psicología moderna se ha dedicado a recoger hechos sobre la conducta y la experiencia, y a organizarlos sistemáticamente, elaborando teorías para su comprensión. Estas teorías ayudan a conocer y explicar el comportamiento de los seres humanos y en alguna ocasión incluso a predecir sus acciones futuras, pudiendo intervenir sobre ellas.

Sin embargo, la Psicología no es una ciencia moderna sino que desde tiempos bíblicos, ya existía el análisis del alma; por ejemplo cuando David decía: “alma mía bendice a Jehová” en ninguna manera hablaba con otro ser dentro de su cuerpo sino que reflexionaba de la misma manera que cualquiera de nosotros “habla consigo mismo” en momentos de tristeza o de necesidad. Igualmente cuando Pablo decía que nuestro espíritu conoce lo interior de nosotros, es el equivalente en nuestro tiempo a “conocerse a si mismo”

La mayoría de cristianos opinan que el cuerpo solo es solamente un cascaron movido por el “alma”, es más, algunas definiciones en algunos prestigiosos diccionarios Bíblicos mencionan que el alma es el ser inmaterial que sobrevive después de la muerte corporal. Como veremos mas adelante esta apreciación es infundada y en definitiva heredada de la creencia Católica de vida después de la muerte.

¿Qué es el Alma?

Cuando Dios formó a Adán del polvo de la tierra lo hizo con todas sus características físicas e intelectuales, aun cuando este no tenia vida, estaba en la capacidad Física de pensar, razonar y crear. Dios diseño el cerebro de Adán como “la computadora” coordinadora de todas las funciones del resto del cuerpo. El cerebro, por ejemplo posee ciertas zonas que controlan funciones específicas de nuestro cuerpo como el movimiento de nuestros músculos, inclusive la inteligencia y las emociones están vinculadas con el cerebro.

Pero de acuerdo a la mayoría de los maestros bíblicos el alma es un ser “espiritual” que piensa y siente dentro de nuestro cuerpo, si esto fuera cierto, cualquier persona que sufra algún daño cerebral ¿No debería vivir sin ningún impedimento? ¿No es acaso el alma la que piensa y dirige el resto del cuerpo? Si el alma fuera el centro de nuestras emociones y pensamientos ¿Porque entonces existen enfermos mentales que ni siquiera de dan cuenta de su condición?

La Palabra de Dios dice:… Formó, pues, Jehová Dios al hombre del polvo de la tierra, y alentó en su nariz soplo de vida; y fue el hombre en alma viviente(RVA) (Génesis 2:7) (Job 17:1) fue en el momento en que Dios soplo en la nariz de Adán que se convirtió en un ser viviente o ALMA viviente, es decir, el cuerpo de Adán vivió cuando Dios depositó en él su “Espíritu de Vida”.

El vocablo "alma" se da como traducción de la palabra hebrea 'ne'phesh' y de la palabra griega "psykhe". Este vocablo se usa para definir a la persona o el animal mismo al que se hace referencia con el término.

La traducción de Nefesh es “lo que tiene vida. El “alma” en pocas palabras es un cuerpo humano o animal con vida, es decir, la unión entre un cuerpo físico y funcional que recibe el soplo de vida se convierte en un Alma.

De manera que cuando una persona muere es porque “el espíritu de vida” lo ha abandonado y su cuerpo comienza a deteriorarse y se convierte en polvo, la escritura dice: “He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía; el alma que pecare, esa morirá. Ezequiel 18:4 si el alma fuera inmortal como muchos lo afirman ¿Como dice la escritura que el Alma puede morir? ¿No será que sutilmente Satanás ha infiltrado un dogma en la iglesia cristiana, del cual ni siquiera se ha dado cuenta?

Estos maestros suponen que el ser humano esta compuesto de tres partes: Alma, cuerpo y Espíritu, tomando como referencia un solo versículo de la Biblia que citamos a continuación: “Que el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser --espíritu, alma y cuerpo sea guardado irreprochable para la venida de nuestro Señor Jesucristo1 Tesalonicenses 5:23. Según ellos este versículo es la prueba contundente que el ser humano es un ser multiple. Sin embargo, la expresión “alma, cuerpo y espíritu” era una expresión idiomática de uso común en aquella época, la cual indicaba que nuestros sentidos, nuestra forma de pensar y nuestra relación con Dios deben ser perfectos. De acuerdo a los comentarios que aparecen en la versión Reina Valera de 1995 edición de estudio menciona que esta expresión era usada por otros autores de la época y se empleaba para representar todo el ser.

Muchas palabras de Pablo han sido tergiversadas y usadas por esos “doctores bíblicos” para constituir “teorías” sobre eventos de los últimos tiempos y para desvirtuar doctrinas claramente enseñadas por Jesús y sus apóstoles. Incluso Pedro nos advierte que aun para ellos era difícil entender las palabras de Pablo. 15 Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito, 16 casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición2 Pedro 3:15-16

Ahora imagínese, que si para un hombre tan espiritual como Pedro era difícil entender algunas cosas que Pablo decía, ¿Como será para nosotros concebir la mentalidad de Pablo? o ¿Será a caso que somos mas espirituales que Pedro o que los demás apóstoles y nos resulta sumamente fácil comprenderlo?

Aquella expresión usada por Pablo se ha convertido en el presente como “el caballito de batalla” para muchos cristianos que creen que el hombre es un ser tripartita, poseedor de un “Cuerpo” que le sirve para comunicarse con el mundo exterior, un “Alma” que según ellos es el ser espiritual que nos conecta con nuestros pensamientos, raciocinio y emociones y que el “Espíritu” es el medio por el cual nos comunicamos con Dios.

Otra expresión, igualmente difícil de entender y que podría resultar como evidencia que el ser humano es un ser “espiritual e inmortal” es el siguiente: “22 Mas si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no sé entonces qué escoger. 23 Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor; 24 pero quedar en la carne es más necesario por causa de vosotros” Filipenses 1:22-24

Si vemos superficialmente estos versículos concluimos que efectivamente Pablo creía que el “Alma” partía con el Señor al momento de la muerte; sin embargo, el mismo Pablo dedico mucho tiempo para explicar que todos los seres humanos hemos de resucitar para luego ser transformados en cuerpos glorificados (1 Corintios 15) (Lea el estudio titulado “La resurrección de los muertos”).

Existen varias interrogantes que muchos cristianos se hacen para si mismos pero que no se atreven a formular a sus líderes. Por ejemplo:

· ¿Cuando una persona se golpea un dedo le duele porque el alma siente o porque el cuerpo envía señales eléctricas a su cerebro de que algo esta mal en su cuerpo?

· ¿Si una persona muere, que sale primero: el Alma o el Espíritu?

· Muchos opinan que el hombre es un ser inmortal ¿Porque la escritura dice lo contrario?

· ¿Que es entonces el Espíritu?

· ¿El hombre posee un ser físico y dos espirituales?

· ¿Qué función tiene el “espíritu” en nuestro cuerpo?

Estas preguntas son validas si realmente queremos conocer la verdad. Lamentablemente, las respuestas ofrecidas en la actualidad no siempre están respaldadas por la escritura.

El alma como la palabra de Dios lo indica es un ser vivo sea este hombre o animal. Lo que nos diferencia de los animales es que nosotros fuimos creados a imagen y semejanza de Dios; es decir, Dios es un ser racional, que piensa, analiza, crea, reflexiona, se enfada, sonríe, llora, que ama y que en un tiempo no muy lejano se vengará de sus enemigos. El hombre posee los atributos de Dios porque así fuimos diseñados y poseemos la habilidad de darnos cuenta de quienes somos y tomar conciencia de nosotros mismos.

También nos ha concedido el privilegio de tener su apariencia física, es decir, el Hombre posee cabeza, cuerpo, manos, ojos, boca, piernas y demás miembros físicos porque fuimos tomados del modelo de Dios. Por esa razón, el hombre es diferente de los animales y por eso mismo, somos tan valiosos para él. Es como si al vernos Dios se viera reflejado en cada uno de nosotros, pero le duele que nosotros siendo de su misma imagen y semejanza, no poseamos su mismo carácter.

Dios proporcionó su Espíritu Santo para que nos guiara a toda verdad, para que nos muestre la forma en que él piensa y lo que espera de sus Hijos. Dios no quiere seres que únicamente se parezcan a el físicamente sino que posean su mismo carácter puro y santo.

¿Entonces que regresa al Señor cuando una persona muere?

¿Que es el Espíritu?

El soplo de vida que Dios coloco en el hombre es lo que mantiene vivos tanto a hombres como animales; en otras palabras ese aliento es el mismo Espíritu de vida que proviene de Jehová tal como lo menciona el libro del Génesis Y he aquí que yo traigo un diluvio de aguas sobre la tierra, para destruir toda carne en que haya espíritu de vida debajo del cielo; todo lo que hay en la tierra morirá” (Génesis 6:17)(Génesis 7:15)(Apocalipsis 11:11) (Ezequiel 37:12-14).

Los seres humanos al igual que los animales que existieron antes del diluvio murieron ahogados bajo las aguas. Cuando un hombre o un animal muere su cuerpo [tomado del polvo] regresa a la tierra “y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio”.(Eclesiastés 12:7). ¿Cual espíritu?

Salomón, dijo: “20 Todo va a un mismo lugar; todo es hecho del polvo, y todo volverá al mismo polvo.21 ¿Quién sabe que el espíritu de los hijos de los hombres sube arriba, y que el espíritu del animal desciende abajo a la tierra? (Eclesiastés 3:20-21) Salomón estaba diciendo que tanto hombres como animales fueron formados del polvo de la tierra y no de un espíritu e hizo una pregunta que tiene validez en nuestros días ¿Estamos tan seguros que el espíritu del hombre sube al cielo y el espíritu del animal NO?

La vida esta en la sangre

Dios estableció una ley: “hombre que peque debe morir” pero en su infinita misericordia estableció un recurso por el cual podíamos conservar la vida y este era el derramamiento de la sangre de los corderos; porque tanto hombres como animales poseen el mismo espíritu de vida. La escritura dice que la vida se encuentra en la sangre (Levítico 17:11) en otras palabras; el “espíritu de vida” radica en la sangre y por esa razón Dios demandaba sangre de corderos en sustitución de la sangre del hombre.

La sangre o la vida del animal era el sustituto que cubría la iniquidad del pecador. Por esa razón era necesario que Jesucristo derramara su sangre en la cruz del Calvario. Jesús fue el cordero que sustituyó la muerte de todos los hombres que creyeran en él. La Sangre de Jesús es la única que tenia el poder de limpiarnos de la pena de muerte que estaba sobre nosotros a causa de nuestro pecado (Mateo 26:28)

De modo que el espíritu de vida es lo que regresa a Dios cuando el hombre muere, pero este, no es en ninguna manera un ser invisible, pensante e inmortal sino que es la fuerza que nos sostiene con vida de la misma manera que la gasolina le proporciona la fuerza a un vehículo. Muchas veces cuando se habla de “espíritu” no se refiere a un “ser” sino a un sentimiento. Por ejemplo, cuando se dice “el espíritu de la ley” se refiere a la naturaleza de esa ley o al sentir de los creadores de esa ley.

Podemos decir entonces que el hombre no es un ser tripartita, sino que su ser lo constituye su cuerpo completo y es precisamente por esa razón que Dios nos resucitara en el día postrero.

Todos los hombres seremos levantados de la misma forma que Jesucristo resucito de los muertos, esto es: “físicamente” y no en espíritu porque Jesús fue glorificado cuando ascendió a los cielos y no cuando resucitó “Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado” Juan 7:39 y de igual forma nosotros también seremos transformados de un cuerpo mortal hecho de carne y hueso en un cuerpo inmortal.

Jesús continúa teniendo el mismo cuerpo con el que resucitó. La diferencia es que ya no es de carne y hueso sino que es un cuerpo glorificado, todopoderoso e inmortal. Esto es importante entenderlo porque todos los seres humanos volveremos a la vida físicamente, ya que no existe nada en la escritura que indique que el hombre parta “en espíritu” a la presencia de Dios a la hora de su muerte y que luego regrese a un cuerpo físico resucitado.

Jesús resucito físicamente y los discípulos fueron testigos de ello 26 Ocho días después estaban otra vez sus discípulos dentro, y con ellos Tomás. Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, se puso en medio y les dijo: --¡Paz a vosotros! 27 Luego dijo a Tomás: --Pon aquí tu dedo y mira mis manos; acerca tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente. 28 Entonces Tomás respondió y le dijo: --¡Señor mío y Dios mío! 29 Jesús le dijo: --Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron y creyeron.” Juan 20: 26-29 Tomás fue testigo que Jesús resucito físicamente e incluso metió su dedo en el costado que había sido perforado con la lanza del soldado romano. De modo que nuestro cuerpo no es solamente un cascaron sino que es el mismo cuerpo que poseeremos cuando resucitemos y que será transformado para vivir eternamente.